....Historias de burkas y abayas, de inmigrantes e itinerantes.....

Un recorrido por los países árabes donde la vida me puso por causalidad.... Bienvenidos a mi oasis literario....

lunes, 15 de febrero de 2010

Obsesión por el matrimonio... todo un tema!

Suena el teléfono. Atiendo entredormida. “Madmoiselle, je viens à faire la chambre?”. Alcanzo a balbucear un “oui, Ok. Merci”. Son las 3 de la tarde, antes de cerrar su turno quieren asegurarse de limpiar mi cuarto. Latifah y Habiba entran sonrientes, y abordan su labor. Comienzan a hablar entre ellas, mientras me siento en un rincón con mi compu para no entorpecer sus quehaceres. Se ríen, me miran; trato de entender lo que hablan. No es fácil, porque mezclan el árabe con el francés, a la usanza tunecina. No pueden más con su curiosidad y me preguntan ¿está casada madmoiselle?”, señalando el dedo anular. Dudo de mi respuesta…pero les contesto la verdad. Acto seguido me preguntan mi edad, y me quedo cavilando por qué será que a esta gente les preocupa tanto el matrimonio.
En todo el mundo la gente se casa y forma familia. Pero en Medio Oriente es un tema demasiado importante para restarle atención. En cada país que he visitado nunca ha faltado la típica pregunta acerca de mi estado civil, y de mi edad. Muchos sacan cuentas, y no entienden por qué a los veintipico sigo soltera divagando por el mundo. Al menos, así sucede con muchas personas que suelen guardar las tradiciones. Si bien, a simple vista, el mundo oriental parece haberse occidentalizado en algunas cosas hay ciertas costumbres y usanzas que siguen fieles a medida que pasan los años. Tampoco es estrictamente algo que suceda en Oriente…, suele suceder en muchas familias tradicionales de todo el mundo; la típica pregunta: ¿para cuándo se casa la nena/el nene?”. Como si la vida misma girara en torno a la vida marital.

La pregunta más anormal que me han hecho en mi vida, y precisamente en estas tierras, cuando me preguntan si estoy casada y respondo que no, la consecuente repregunta con cara de asombro: ¿por qué?.  ¡¿Qué por qué qué?!.  Y ya han sido varios los impertinentes.

Al día siguiente Habiba y Latifah vuelven a mi habitación. Esta vez, les muestro una foto de mi fianceé. Sonríen, y dan un suspiro. Parece que ahora están más tranquilas. Me río, por lo bajo, de saber que estarán pensando que “la bailarina ahora no va a morir soltera”.

Diversidad cultural. Costumbres. Hábitos de vida, y tradiciones ancestrales. Cada día me encuentro con tantas cosas ricas por aprender y saber. Atesoro cada cosa aprehendida y acepto y respeto la multiplicidad de culturas. Es por eso que amo viajar; aunque haya preguntas raras, aunque cueste entender ciertos pensamientos, aunque no encuentre ni un solo programa de Tv en español. Adaptación es sinónimo de armonía con el entorno, y acuerdo con las pautas de vida del otro. Aunque a veces esa adaptación lleve su tiempo; estoy dispuesta a sortear dificultades del camino, porque de eso se trata la vida!!.

3 comentarios:

Basurero Usurero dijo...

Cada día uno aprende algo nuevo y tú estás a punto de aprender muchas cosas. Suerte.

Andrea Exlibris dijo...

Muy bien dicho Fer! sigue disfrutando y trabajando claro..besosss

SuperLogIco dijo...

Son un halago a la vida tus palabras, me pone muy contento saber lo que se esconde tras la expresividad. Espero tengas un excelente Jueves, no tan cobarde como los de Sabina..., pero real como el de un mortal. :)

Manu

Translate now!