....Historias de burkas y abayas, de inmigrantes e itinerantes.....

Un recorrido por los países árabes donde la vida me puso por causalidad.... Bienvenidos a mi oasis literario....

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Ramadán en Dubai

Tres horas en el aeropuerto esperando mi Visa, un calor húmedo que abochorna mis sentidos, y una noche silenciosa, algo raro tratándose de Dubai. Así me recibe -nuevamente- esta ciudad de Emiratos Árabes, tras mis lindas vacaciones de casi 2 meses y medio en mi amada Argentina.

Llego tres días antes de la culminación del Ramadán, festividad musulmana que consiste en la abstinencia total de todo aquello que rompe el ayuno (sea comida, bebida o relaciones sexuales) desde el alba hasta la puesta del sol. Así, este año el 9 de setiembre por la noche los restaurantes tirarán la casa por la ventana para celebrar el Eid el Fitr. Es raro encontrar a esta ciudad en calma. Pero la vida agitada da paso al reposo bienvenido en estas tardes de calor. Los negocios cambian sus horarios y la vida comienza después del atardecer, cuando se puede comer y beber. 
Esta tarde desperté a las 15, luego de diez horas reparadoras de un cansancio agotador producto de casi 18 horas de vuelo, más otras 5 de espera en el aeropuerto de

Johanesburgo. Luego de tropezar con todo lo que había dejado desacomodado anoche a las 4.30 de la mañana, decidí que era hora de "despertar" y salir a husmear el barrio donde estoy, que es Bur Dubai. Salí de un frío invernal en Rosario y llegué con el abrasador calor del desierto que espera ansiosamente a que llegue su otoño para apaciguar las altas temperaturas. Me encontré con calles y avenidas rodeadas de centros comerciales y edificios, y para mi tranquilidad tengo un supermercado Spinneys a una cuadra y el Mc Donalds a dos.
Probalemente haya estado algo dormida cuando entré a Mc Donalds decidida a comer una Mc Royal, porque no reparé que estamos en Ramadán y no se puede comer ni beber en la vía pública, por lo que los negocios de comida sólo hacen delivery. El resto de los comercios, como supermercados y negocios en general están abiertos pero moderan sus horarios.



Los festejos de Eid el Fitr están cerca, y esa noche ya comezaré a trabajar. Eid al Fitr es una festividad del Islam que marca la culminación del ramadán, y en la que los dulces son los protagonistas. Así como en la navidad cristiana, los días previos a esta festividad musulmana los comercios se llenan de gente que busca ansiosa comprar la ropa que estrenarán durante la fiesta, dulces para la familia y amigos o regalos para los más chiquitos. Los hombres usan vestimenta blanca, simbolizando pureza, y durante todo el día se celebra visitando los hogares y comiendo los platos especiales cocinados en esta ocasión.

Ahora restan dos días de descanso y volver a comenzar. Tengo un par de meses largos de este hermoso trabajo por delante. Eid Mubarak!!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hermanita de mi alma, es hermoso lo que escribis, tus relatos me hacen sentir que estoy alla con vos, todo es muy vívido, me encanta!!!!!!, muchos besos enormes!!!

dongerundio dijo...

Paso a dejarte un saludo. Muy interesantes tus historias. Te he conocido a traves del concurso de 20minutos.

Viajes.net dijo...

¡Buenas! Hemos visto que este blog también participa en los premios 20 blogs y nos hemos pasado para echarle un vistazo, nosotros también nos presentamos en la categoría de viajes http://lablogoteca.20minutos.es/blog-de-viajesnet-331/0/
Y no hemos querido irnos sin antes dejar un comentario.
Saludos y mucha suerte en el concurso, aunque la cosa está complicada...

Translate now!